viernes, febrero 07, 2014

Terrassa la nuit

- Tengo miedo.

- ¿Qué te pasa?

- Esta noche tengo que conducir un coche hasta un concierto.

- Y ¿cuál es el problema?

- Es que el local está, o sea, es...

- Vamos, vamos, no puede ser tan terrible.

- Es que está en Terrassa.

- ¡¡ EN TERRASSA!!

- Chhhsssss, ¡no grites tanto! ¡Ellos pueden oírte!

- Hombre...

- Están por todas partes... se esconden entre nosotros. Bajan a la Gran Ciudad a cazar. ¡Y lo peor es que parecen normales!

- Ahora me estás asustando a mí...

- ¡Pues imagínate como estoy yo, que tengo que ir allá esta noche! ¡Aquí hay alguno, pero es que allá son TODOS!

- Terrassa, ostras, Terrassa... ni más ni menos... si por lo menos fuese Sabadell... pero Terrrassa... joder, lo siento.

- Oye, dile a mi madre que la quiero.

- No te preocupes... con un poco de suerte, alguno podrá volver.

- Tú acuérdate de decirle que la quiero, ¿vale?

- Que sí, seguro. Te lo prometo.

- Vale. Me voy más tranquilo. Bueno, no, pero por lo menos...

- Mucha suerte, tío.

- La necesitaremos. Gracias. Adiós.

- Hasta siempre.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Veo por tus post, que pudiste volver. Difunde tu palabra!! :)

 
blog de literatura gris y temas que me llaman la atención - Ocultar texto citado -