jueves, enero 19, 2006

Arremete contra todo

Hace un par de días creé un nuevo blog temático llamado Arremete contra todo en el que, de momento, estoy colgando una especie de resúmenes de obras clásicas de la literatura universal.

Quizás resúmenes sea una palabra inexacta, por el hecho de que en realidad tiendo a reinterpretar la trama libremente y le añado detalles inventados, obviando temas importantes que seguro que el libro tocaba, pero que yo he olvidado / he eliminado / he obviado libremente.

El caso es que el nombre del blog no tiene nada que ver con su contenido (de hecho iba a llamarse Benito Camela arremete contra todo, pero el nombre estaba cogido). Se lo puse porque me salió así, no tengo justificación ninguna. A ver, si hay gente que monta guerras y mata gente sin justificarse, ¡por qué tengo que decir yo nada! Es así, y así seguirá, nunca cambiará. Fin.

Ahesosí, igual paso de la literatura a otros formatos, como pelis conocidas o música o multimierda, que soy muy polífago y nunca se sabe.

Bueno, pa qué más rollo, entra allá y pártete la caja (o, si eres rancio, critica sin piedad, do not cut yourself, no te cortes a tí mismo, que te harías daño).

Arremete contra todo

lunes, enero 09, 2006

La primera palabra con dos acentos

La RAE ha aceptado en su diccionario una palabra con dos tildes por primera vez en sus 293 años de historia.

A instancias de la Asociación ProActiva de Maños Ibéricos, la Real Academia Española de la lengua ha aceptado incluír en su famoso diccionario la variante Záragozá como alternativa al nombre de la conocida capital de Aragón.
La particularidad viene del hecho de que, por primera vez desde su fundación por parte del marqués de Villena en 1713, la academia ha aceptado que entre en el diccionario una palabra con dos tildes, es decir, con dos acentos escritos.
Las razones que argumentaba la APAMI, y que han sido refrendadas por la RAE son que una cantidad suficiente de aragoneses utiliza ese término para referirse a la capital maña. Y proponía ejemplos como éste:

Maño A - ¿Pasa pués, mañó?
Maño B - ¡He venío de Záragozá, que hi ido a comer al Simagó!
Maño A - ¿Y cómo está Záragozá?
Maño B - ¡pues que enfrente del Pilar tó son obrás!
Maño A - ¿Y cas comprau en el Simaguicó?
Maño B - ¡Unas fruticas de Aragón, que me gustan más las de Záragozá!
 
blog de literatura gris y temas que me llaman la atención - Ocultar texto citado -