miércoles, mayo 03, 2017

El duende (que nunca creció)


Soy el alma que pena a tu puerta
Soy el duende que nunca creció

Nunca debí confesar mi delito
Trituras sin ganas mi corazón

Me ves de lejos, pequeño y helado
me das la espalda sin un resquemor

Me niegas, te ríes y haces la broma
Y el coro a rebufo te da su calor

Tú en tu palacio, y yo, bajo cero
Manchas de aceite, y placa de hielo

Tú en tu palacio, y yo, bajo cero
Manchas de aceite, y placa de hielo

No.
Me voy.
Adiós.

Pero no.

Me voy.
Adiós.

Pero no.

No ve voy
Adiós

No.

miércoles, marzo 08, 2017

Envuelto en la saliva de un gigante


Pies de otros 
sobre tus huellas,
marcas de grasa 
en tu alma.

Sabes quién eres,
pero no te acuerdas.
Listo para volver
a donde nunca fuiste.

Las nubes son mullidas, elásticas,
deja el avión y salta
agárrate al sol para no caer
mientras no piensas.

Envuelto en la saliva de un gigante
vuelas o caes
a un lado aire, al otro agua
y entrar en la tierra.

El cementerio
vigilado por miles de gatos
te aguarda:
dejan blancos 
tus huesos.




 
blog de literatura gris y temas que me llaman la atención - Ocultar texto citado -