lunes, junio 16, 2008

Marooned (enmarronado)

Y a mí, enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo,
en la ladera de un monte
más alta que el horizonte.
¡Quiero tener buena vista!


Serrat en la radio, y yo en el Madison de Nueva York dándole una paliza antológica al malvado Iron Mike. Décimo round, y suena en la lejanía la dolorosa voz de mi madre:

- ¡Dagoberto! ¡Dagobertín! ¡Baja, que ya está la comida!

Intento una finta:
- ¡Ahora mismo voy mamá!

Ella me responde con un jab de izquierda:
- ¡Baja ahora mismo! ¡Que ya me conozco tus "ahoras"!

Opto por apelar a la verdad técnica:
- ¡Un momento, mamá, que son cinco minutos, coño, que le estoy dando la del pulpo a Tyson!

Mamá está cada vez más cerca. Suena la campana del undécimo asalto. Oigo la puerta intentando abrirse. Por suerte, utilizo un bloqueo sillil, como en las pelis de tiros.
- ¡No digas palabrotas! ¿Y quién es ese Taison? ¡Apaga la tele!

Contra las cuerdas, desesperado:
- ¡Que ahora voy! ¡Vete bajando! ¡Estoy ahí ya mismo!

No se puede engañar a una madre. Golpes en la puerta.
- ¿Has cerrado la puerta? ¡Que abras! ¿Estás tomando drogas, a que sí?

Bufff... miro hacia la puerta, mi madre ha conseguido desplazar la silla de un astuto golpe de hombro. ¡Quién dijo que las viejitas son débiles!
- Es un videojuego mamá, de boxeo.

¡Terror! Iron Mike ha aprovechado mi distracción para lanzar sobre mí una demoledora combinación de jabs, uppercuts, cortos, largos y medianos, y me está destrozando.
- ¡Joder, que me distraes!

Pero una madre es una madre:
- ¡Que no digas palabrotas, leñe! (golpe en la puerta)

Trato de liberar la puerta sin soltar el mando de la consola, pero no se puede huír del destino. Iron Mike se abalanza sobre mí y utiliza su ataque especial, masticándome la oreja con furor. Mi entrenador lanza la toalla, el árbitro suspende el combate por el título de los pesos pesados.
Descargo mi frustración contra mi progenitora:
- ¡Mira lo que has hecho, mamá! ¡Me ha costado días y días, horas de combates contra boxeadores palurdos, hasta conseguir que me acepten en una pelea por el título!
¡Y ahora estoy vencido y desorejado! ¡Has acabado con mi carrera!


Pero mi madre no está para hostias:
- ¡Bueno, pues ya lo harás otro día! ¡Ahora a comer, venga! ¡Que se enfría! ¡Hartita me tienes!

- Vaaale... ya voy.

Amiguitos, un consejo: no luchar contra vuestra madre. Siempre gana.

1 comentario:

木村拓哉Jason dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
blog de literatura gris y temas que me llaman la atención - Ocultar texto citado -